Aceptando el cambio para permanecer en tu propia casa con ayuda

Los seres humanos nos apegamos mucho a nuestro entorno familiar y a las rutinas domésticas. Pocos aceptamos los cambios con entusiasmo, sobre todo si son forzados por las circunstancias o por otras personas.

Pero es un hecho que nuestras necesidades cambian con el tiempo, y a veces aceptar pequeños cambios puede permitirnos evitar otros mayores. A continuación un ejemplo de un caso de una pareja de personas mayores que necesitaban tomar una decisión y como Pimosa y su servicio de cuidadores y cuidadoras de personas mayores puede ayudarte.

permanecer en casa con cuidadores

Aceptar el cambio para no ir a una residencia

Vemos y apoyamos a todo tipo de personas, de todos los ámbitos de la vida. Entendemos perfectamente que no hay una solución única para todos los casos de adaptación a la vida: cada caso es único y debe ser considerado cuidadosamente. Recientemente, se puso en contacto con nosotros una pareja de ancianos que vivían de forma independiente en la casa que conocían de toda la vida.

Esta casa había estado con ellos desde el principio como una joven pareja casada, a través de los largos días de verano y las noches de invierno más largas. La granja abarcaba toda su vida; habían vivido y trabajado allí durante años, criando una familia en la casa de campo.

Agricultores a tiempo completo, la granja y la casa de campo eran el centro de su universo; su familia eran otros agricultores cercanos, sus amigos los habitantes del pueblo.

Lenta aparición de la demencia

Durante los últimos ocho años, la esposa ha sido diagnosticada de demencia. Afortunadamente, fue un inicio muy gradual, durante el cual su marido se aclimató a asumir nuevas tareas, haciendo cada vez más cosas en la casa y en el terreno. Sin embargo, a medida que las cosas empeoraban lenta pero constantemente, se hizo evidente que se necesitaba un apoyo vital.

Con una inclinación natural a vivir aislados en la granja que conocían y amaban, el caballero comenzó a tener dificultades para mantenerse al tanto de las actividades básicas como lavar y cocinar. Aunque las tareas de jardinería seguían proporcionando a la pareja una alegría desenfrenada, tuvieron que admitir que ya no podían gestionar la casa de forma independiente.

La residencia no es una opción…

Como ocurre en la mayoría de las situaciones, ni el marido ni la mujer veían la opción de una residencia de ancianos, sino que preferían quedarse en su querida casa de campo familiar, cerca de la costa por la que paseaban tan a menudo.

Seguir caminando despacio por los terrenos de la granja era algo que todavía disfrutaban, y aunque la idea de un trabajador de apoyo se había sentido inicialmente como algo intrusivo, se encariñaron y se familiarizaron con los cuidados que recibían.

Las necesidades de atención aumentaron gradualmente

A medida que los síntomas de la demencia empeoraban, la esposa empezó a necesitar más ayuda atenta y práctica para apoyarla en su cuidado personal y en la medicación. Nos tomamos el tiempo necesario para explicar el nivel de cuidados que recomendaríamos, y explicamos nuestra sugerencia de introducir una agencia de cuidados, detallando las ventajas y respondiendo a todas y cada una de las preguntas lenta y pacientemente.

A medida que la pareja se adaptaba a este cambio, quedó claro que el siguiente paso era el cuidado en casa. La pareja, que seguía empeñada en permanecer en la casa de campo en la que habían envejecido juntos, buscó nuestra ayuda y elaboramos un plan fácilmente adaptable para el cuidado de los ancianos.

Una vida diferente, pero todavía juntos en casa

Hoy en día, la pareja sigue viviendo en su casa en el campo, a la que hemos ayudado a satisfacer con flexibilidad sus necesidades cambiantes. Pasan las tardes juntos en el sofá reclinable en el que la mujer, ahora casi inmóvil, duerme cada noche.

Los paseos por la costa son ligeramente diferentes; ahora con un cuidador y una silla de ruedas y muchas paradas, pero siguen disfrutando de este ritual. El caballero sigue haciendo macetas por la casa y el jardín, trayendo a su mujer los mejores recortes para hacerla sonreír.

En Pimosa estamos orgullosos de ayudar a que la vida continúe en paz en esta preciada casa de campo familiar; un testamento de asociación de toda la vida.

 

Otras noticias en Pimosa.gal

¡COMPARTE!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en telegram
Compartir en email